Visitas, casa-Museo Salvador Dalí ( ).
Obtendrás unas vistas inolvidables desde el Mirador del Paseo de las Flores.
Una tercera ruta hace el viaje directo sin una sola parada.
Salobreña y Granada a un paso en una ruta llena de comodidades de la mano de alsa.Recorriendo sus calles a pie encontrarás bellezas arquitectónicas que se conservan al paso de los años como el Templo de San Juan Bautista, la Capilla de San Luis y la Bóveda.Lo primero que hay que hacer al llegar al solitario faro del cabo de Creus es sentarse y dejarse invadir por la sensación de amplitud en este rincón del Mediterráneo.Otro trayecto realizarán paradas.Precio del billete desde: 6,71, frecuencia de autobuses: 14 diarios, primer autobús sale: 07:15 Último autobús sale: 21:15, ruta Salobreña - Granada, salobreña.Para viajar de Salobreña a Granada, con alsa te lo ponemos fácil.Sierra Nevada a un paso para disfrutar de momentos únicos de nieve y montaña o disfrutar de una excelente gastronomía en los mejores bares de tapas.Abierto del 15 de marzo al 6 de enero.
Y por qué no completar la peregrinación daliniana hasta Figueres, al Teatro-Museo Dalí?
Hacemos tu viaje mas fácil, información de los autobuses de Salobreña a Granada.
Motril, Vélez de Benaudalia, Puente Ízbor, Béznar, Dércal, Padul, Alhedín, Armilla y Granada.Reservando con antelación, tres habitaciones, con capacidad de hasta 4 personas.Cuando el salitre de la brisa haya saludado -y una vez superado el trance casino gratis online las vegas poético-, lo mejor será pedir ya el vino y algo de pescado al horno del cercano puerto de Cadaqués, y saborearlo en una de las rústicas mesas de este espléndido puesto.A partir de 20 euros por persona.Manjares merecidos para quien haya pasado el día en una de las cercanas calas recónditas, nadando en sus aguas, tomando el sol sin más piel que la propia.Con piel de neopreno se puede hacer submarinismo.A mano izquierda, antiguos viñedos, olivares y el mar; cada pocos centenares de metros aparecen en los campos abandonados antiguas barracas de piedra, ahora en desuso, de aspecto casi prehistórico, con sus lajas de pizarra.